martes, 25 de agosto de 2015

La mecánica defensiva del personaje psicópata en sus relaciones objétales: su formación, expresión y relación con el narcisismo

“Las fantasías inconscientes están siempre presentes y siempre activas en todo individuo, existiendo desde el comienzo de la vida, es una función del Yo”

Melanie Klein



Como es natural a la fecha no existen textos que nos hablen exclusivamente de la psicopatía, además de que no existe absoluta unanimidad entre los diversos autores que se han ocupado de esta cuestión,  no obstante si rescatamos lo necesario como para desglosar este tema….comenzamos!

   La génesis de la personalidad psicopática, se deriva de un trastorno de los mecanismos de disociación (debilidad del “yo”, insuficiente discriminación entre buenos y malos objetos, así como entre el “sí mismo”), identificación proyectiva e identificación introyectiva (términos más adelante desarrollados), íntimamente unidos a las ansiedades propias de la posición esquizoparanoide (ocurre en la primera infancia), terminología empleada desde la jerga clínica de Melanie Klein. La excesiva o inadecuada utilización de estos mecanismos da lugar a una organización narcisista de la personalidad y una forma patológica de relaciones de objeto posteriores que, constituyen la clave del comportamiento psicopático, barnizadas por defensas maniacas frente al dolor y culpa por la pérdida de objeto, de modo tal que la actitud frente al objeto es fundamentalmente controladora, voraz (asociado con la incorporación canibalistica)  y envidiosa, con identificación del “self” (si mismo) y del “objeto” 


   Profundizando más en lo que refiere a disociación (mecánica defensiva) recordemos que en nuestros primeros 4 meses de vida se produce una doble disociación necesaria a fin de que el “yo” pueda hacer frente a la ansiedad primaria surgida del instinto de muerte y asociada con el primer objeto (madre); por un lado el objeto bueno y protector, y por el otro el objeto malo y perseguidor; además de que la disociación constituye la base de la capacidad de discriminar entre lo conveniente y lo peligroso, lo que pertenece al propio organismo y lo que es ajeno a él (juicio de realidad). Aterrizando a la personalidad psicópata, esta presenta una regresión a esta posición esquizoparanoide en proporción directa a la fuerza de las fijaciones 

   Conocemos que la proyección es un mecanismo que permite al “yo” liberarse de la ansiedad provocada por el instinto de muerte al desplazarlo al exterior como lo denomina Freud. Puesto a que la agresividad (asociado al objeto malo) forma parte del funcionamiento adecuado del aparato psíquico, este abandono de componente agresivo y su proyección en el objeto en el (no en el “self”) conlleva a un empobrecimiento del “yo” cuando se efectúa con excesiva intensidad, desatándose así conductas instintivas psicopáticas. Por otro lado el “yo” proyecta también en el objeto aspectos amorosos pero si es demasiado intensa el “yo” se debilita ya que tales aspectos se colocan en el objeto quedando este convertido en inaccesible ideal. Naturalmente cuanto más debilitado está el “yo” por la excesiva disociación e identificación proyectiva, más incapaz es de asimilar los objetos buenos internalizados, y, por lo tanto, se sentirán, en lugar de protegido, dominado y perseguido por ellos, muy independiente de que sea aspectos eróticos o agresivos
     


   La introyección de un objeto gratificador ayuda al “yo” a superar temores (reparación)persecutorios y a tolerar sus propios impulsos destructivos, con lo que ya no será tan necesario proyectarlos al exterior. Por el contrario, la introyección de un objeto hostil y frustrante, refuerza la necesidad de disociación en el interior del “yo” y la de proyectar impulsos agresivos y de destrucción (son  denominados rasgos caníbales debido a que estos meses de vida prevalece la necesidad oral)

Según Kohut “la psicopatología narcisista, en esencia se deriva de la falta traumática de la función materna empática y la falta de desarrollo no perturbado de los procesos de idealización” (Kohut citado en “Trastornos graves de la personalidad”; Otto Kernberg, 2011, pag:163); que se traduce en una fijación al nivel del “sí mismo” grandiosos arcaico infantil, y una búsqueda interminable del autoobjeto idealizado que se necesita para completar la formación de la estructura, todo lo cual está reflejado en las transferencias (deposito afectivo del paciente hacia el terapeuta: terapia) narcisistas en un proceso terapéutico así como en sus relaciones de objeto parasitarias 


Rosenfeld refiere: “las personas narcisistas han introyectado de forma omnipotente un objeto parcial, primitivo, totalmente nuevo y/o han proyectado en forma omnipotente su propio sí mismo “hacia dentro””  negando así cualquier diferencia o separación entre el sí mismo y el objeto" (Rosenfeld citado en “Trastornos graves de la personalidad”; Otto Kernberg, 2011, pag:159). De ahí que tengan una imagen altamente idealizada, son sujetos que niegan cualquier cosa que interfiera con esta imagen (su propia imagen), una negación de cualquier necesidad de dependencia de un objeto externo; la dependencia implicaría la necesidad de un objeto amado (el psicópata no tiene entre su amplio vocabulario esta terminología) y potencialmente frustrante que también es intensamente odiado con un odio en forma de extrema envidia (la envidia es la expresión intrapsiquica primaria del instinto de muerte, manifestación más temprana de la agresión en el dominio de la relaciones objétales)


   Por otro lado sabemos que el antecedente de la psicopatía son las denominadas tendencias antisociales (expresiones comunes en la adolescencia del psicópata) las cuales van de la mano con una falta de integración de funciones normales del superyó y también con la falta de desarrollo de una capacidad modulada para las reacciones depresivas; es decir, predomina la acción sobre el pensamiento por déficit de la simbolización, el principio del placer sobre el principio de realidad (a principio de realidad nos referimos no a alucinaciones o delirio, sino más bien se explica, por la falta de concebir consecuencias de los actos, que en una persona normal se define como realidad de la situación) de forma que las capacidades del “yo” se utilizan para liberarse instantáneamente del sufrimiento ocasionado por la más mínima frustración. También se observa marcadamente el manejo de las personas, a las que convierte en depositarias de los conflictos internos  



  Por lo anterior concluimos que los trastornos de disociación, así como la disarmonia entre la proyección e introyección unidos a la negación, idealización y omnipotencia, conducen a graves perturbaciones en el desarrollo del “yo” y de las relaciones objétales, que serán más tarde la base de alteraciones y más tarde a comportamientos psicopáticas. De  ahí que la gran frecuencia con la que los psicópatas se las arreglan para producir conflictos, fricciones en su medio ambiente con el resultado de sufrir hostilidad o castigo por parte de los demás, se haya motivada por la necesidad de proyectar los malos objetos interiorizados al mundo externo, a fin de evitar la persecución interna y el sentimiento de culpa



No te olvides de seguir la secuencia de estas publicaciones que llevan como tema central "la personalidad psicopata"; y permite a tu "si mismo" reparar no destruir... 

Referencias Bibliogaficas:
*H. Stack Sukkivan. “La entrevista psiquiátrica”. Editorial Psique. Nicaragua; Buenos Aires.1982 
*Fenichel, O. (1995). Teoría Psicoanalítica de la Neurosis. México, D.F: Paidós
*Otto Kernberg. “Trastornos graves de la personalidad”. Manual moderno. Abril, 2011
*Melanie Klein. “El psicoanálisis en niños”. Paidós. 
* Melanie Klein. “Envidia y Gratitud”. Paidós. 1946
* Melanie Klein. “Amor, culpa y reparación”. Paidós. 1921


jueves, 23 de julio de 2015

LOS DOCTORES Y LA MUERTE.

“Si quieres poder soportar la vida, debes estar dispuesto a aceptar la muerte”
Sigmund Freud.

La negativa ante la muerte, es algo que afecta no solo a la familia del enfermo o a su entorno muchas veces, también al doctor que atiende a la persona,  debido a que como nosotros son seres humanos capaces de sentir, pero en ocasiones es común escuchar quejas hacia los doctores por parte ya sea del enfermo o de su familia  acerca del trato que a veces tienen hacia ellos que se puede tomar como algo frio y en cierta medida calculador. Sin embargo si lo analizamos al final del día, podría parecer hasta cierto punto un mecanismo de defensa para poder así afrontar algo que vivencian constantemente, aunque claro es algo que no quisieran porque en su profesión el valor principal es preservar la vida, por ello cuando llega a suceder algo como la muerte, para muchos es símbolo de frustración o fracaso por lo cual, ante esta situación muchas veces toman una actitud de indiferencia, en el sentido de no mostrar tales emociones ante la familia o el demás personal médico. Si lo pensamos este puede ser el motivo por el cual tienen a veces esta actitud de poca empatía hacia el paciente, porque se podría pensar que a mayor empatía mayor seria el dolor ante la pérdida del mismo, es por ello que desde mi punto de vista muchas veces lejos de criticar esta parte, deberíamos considerar que al igual que nosotros pasan por un proceso en el cual la muerte o diagnóstico de muerte no es fácil de aceptar, pero bueno también es cierto que para la familia esto resultaría complejo, es por ello que tal vez en esta parte podrían entrar terceras partes como mediadoras entre lo que siente la familia y lo que siente el médico, en este caso podríamos involucrar a un tanatólogo.

Kübler Ross menciona en su libro de “La rueda de la vida”, las dificultades que afronto en su momento cuando llegaba a los hospitales y pedía hablar con los pacientes moribundos, esto se debía a que los doctores negaban que los hospitales siquiera existieran pacientes tan enfermos, este fenómeno por muy increíble que parezca también existe en la actualidad en el sentido que parece complejo para el personal médico aun  en nuestros tiempos aceptar que existen pacientes tan enfermos o en fase terminal que tarde o temprano han de morir, por lo cual muchas veces se niegan a aceptar que interceda un tanatólogo en casos como estos y si lo analizo en cierto punto esto también influye a la negativa de la familia, para aceptar que el paciente está en una condición donde aunque se ha tratado de hacer todo lo humanamente posible realmente no existe una solución o cura para el paciente enfermo, es por ello que los tanatólogos afrontamos este rechazo generalizado cuando se trata de ayudar a la buena muerte de la persona enferma.

Otro punto para analizar de la actitud de los médicos es que en ocasiones se niegan a darle el diagnostico al paciente, esto se debe por momentos, a que sienten en cierta forma que deben proteger a los mismos de afrontar su condición ya que para algunos podría parecer algo difícil de sobrellevar  o bien porque en algunos casos existe una relación tan estrecha con el paciente, que parece que terminan dominando sus emociones y quieren proteger lo más que se pueda al mismo,  de enfrentar el dolor de un diagnóstico de enfermedad terminal, aunque en cierta forma también se protegen a ellos mismos de sentir que están fracasando, porque por muchas muertes que hayan vivido, parece que el tabú del sentir hacia la muerte sigue vigente aun con los años de experiencia porque parece ser un enemigo que por más que quieran no pueden vencer y porque a su vez llegara un punto en el que deberán aceptar que está a punto de llegar su propia muerte.

Por una lado, existen los médicos brutalmente honestos y estos son los que desde que llega el paciente le dan su diagnóstico sin pensar en las repercusiones que esto puede llegar a tener el mismo y en su forma de vivenciar su enfermedad o bien al comunicar a la familia que el paciente se encuentra en una fase terminal, son tan fríos y a la vez exageradamente sinceros que terminan generando desde el principio un dolor que va más allá de lo que la misma familia o paciente puede llegar a sobrellevar, es por esto que mucha gente se queja de la actitud del doctor, pero en estos casos se trata más bien de médicos que para lidiar con la muerte han decidido ser lo más sinceros posibles aunque esto implique no generar ningún tipo de esperanza para el paciente y para la familia, esto con el fin de que la muerte no les resulte tan dolorosa.

Aunque también existen médicos que se la viven en la negación total de la condición de su paciente y esto es peor,  porque termina dando esperanzas a la familia de una manera que se podría calificar como descomunal, ya que tanto es su miedo a aceptar que esta por morir la persona que para muchos es más fácil cerrar los ojos e imaginar que llegara un punto en el cual tal vez de manera milagrosa se salvaran y aunque otros médicos quieran interceder  para ayudar en el caso también se niegan debido a que pues con esto tendrían que enfrentar que todo lo que han imaginado en cierto punto es falso o bien cuando existen otros médicos que revisan el mismo caso y hablan con la familia acerca de la situación real del paciente, las esperanzas generadas por el médico de cabecera hacen que la familia también se cierre de ojos y nieguen siquiera que exista la posibilidad de muerte, el problema para el médico y para la familia en estos casos es que resulta más devastadora la muerte, debido a que ambas partes se alimentaron esta parte de creer que todo estaría bien y cuando llega el final es tan doloroso y difícil de llevar que el médico se desquita con el personal hospitalario y hasta con la misma familia, culpándolos por lo que ha sucedido.

Por otra parte, también se debe reconocer que existen médicos que constantemente se esfuerzan por la aceptación hacia la muerte, eso se puede ver reflejado en la preocupación genuina que tienen hacia los pacientes, su calidad de vida, tratamiento, trato de la familia, trato de enfermeras, son aquellos doctores que por lo regular siempre buscan la forma de generar que aunque el paciente se encuentre en fase terminal este no se sienta abandonado o frustrado por los malos tratos que en ocasiones pueden llegar a tener algunas personas hacia ellos, también podemos observar  que son aquellos que aunque les cueste trabajo en un punto son capaces de pedir la ayuda psicológica o tanatológica para el paciente y su familia a fin de que los mismos, acepten poco a poco dicha condición y no exista un temor exagerado hacia el final de la vida. De igual manera, son doctores que aceptan el diagnóstico de la muerte, son capaces de aceptar que existen días de mejora, días complicados, siempre están dispuestos a informar o aclarar dudas de los familiares, no exageran en cuanto a las expectativas o esperanzas pero tampoco son tan brutalmente honestos digamos que buscan la manera de lidiar de la mejor manera con todo lo que representa una enfermedad terminal.


En general, la aceptación de la muerte para el médico parece que tardara mucho en llegar ya que, al final del día nunca se acostumbraran a perder a un paciente, por más crueles que estos lleguen a parecer, muchas veces no es más que las forma que han desarrollado para enfrentar la muerte y para lidiar con las emociones que esta le representan. 


Se recomienda leer: 


domingo, 19 de julio de 2015

El reverso de la Psicopatía desde el Psicoanálisis: la Neurosis …conexión y contraste

"La incapacidad para tolerar la ambigüedad es la raíz de todas las neurosis"
Sigmun Freud

Qué te imaginas cuando escuchas la palabra neurosis?...



Que imágenes ocupan tu mente al momento de escuchar el termino psicopatía?...



Y que ocurre, en el momento en que ambos términos hacen acto de presencia?...quizá imagines un color blanco y otro negro, o un sabor salado y otro amargo, o una depresión y una manía, es decir, paradojas, es así como trataremos el tema de hoy una personalidad neurótica vs una personalidad psicopática, al mismo tiempo que esclareceremos la relación clínica existente a modo de que se logre observar la utilidad como fin ultimo 


     Como actualmente sabemos las psicopatías no han sido reconocidas de manera explícita en ningún manual de diagnóstico clínico, y ocasionalmente nos confunden por mencionarnos que se trata de un “trastorno antisocial de la personalidad”, no obstante podemos determinar que el TAP solo es el antecedente para la constitución de una posible psicopatía 




Desde el campo psicopatológico Lacan organiza tres categorías: neurosis, psicosis y perversiones, donde la psicopatía podría aproximarse más a esta última 
Derivado del hecho de que el término perversión, tanto en la psiquiatría como en el psicoanálisis, se refiere muchas veces de manera específica a patologías de la sexualidad, ya sea en el orden fálico -fetichismo, trasvestismo- o en el del objeto -exhibicionismo, sadismo-. No obstante Jacques Lacan desplaza el concepto de perversión y lo lleva más allá de una recta a la perturbación de la conducta sexual (psicoanálisis freudiano), entonces, podemos acceder a una teoría generalizada de la estructura perversa (desde Lacan) y, encontrar allí las categorías, los mecanismos y las posiciones subjetivas que nos permiten entender, ordenar y explicar las conductas psicopáticas. (Jacques Lacan. "Perversión como estructura clínica”. Berggasse 19 Editores; 2004)




     Después de un necesario antecedente clínico, entramos de lleno a la relación y contraste entre las neurosis (especialmente obsesiva) y las psicopatías enfatizando en dimensiones sobresalientes…comenzamos


    1. Aplicando la dimensión de la culpabilidad presente, observamos: la ausencia de culpabilidad en el psicópata, indicador opuesto en el neurótico obsesivo por la rígida conciencia moral, lo que Freud llamaba el severo y cruel superyó primitivo que acosa al neurótico con los autorreproches y los remordimientos ante sus transgresiones fantasmáticas, es decir, las que el neurótico cree que son transgresiones. El psicópata, por lo contrario, sólo puede ser calificado como transgresor desde el punto de vista de un observador externo. Desde su propia posición subjetiva no es ni se siente transgresor, hay una ausencia de culpabilidad que desdibuja los contornos y las barreras entre lo prohibido y lo permitido en el lazo social, se guía por sus propios códigos. Es decir, mientras que la transgresión es propia e interna en el neurótico (cumplimiento-incumplimiento de sus propias reglas), en el psicópata solo puede ser vista por la sociedad porque para el sujeto con rasgos psicopáticos no hay transgresión alguna (no se viola ninguna regla propia por ello no existe transgresión para el psicópata)

En ambas estructuras se observa culpa de tipo persecutoria (no sana), es decir, el sujeto a pesar de que es consciente de sus acciones no las modifica, lo que conduce a repetir conductas. Es a partir de esto que podemos comenzar a discernir la verdadera personalidad del sujeto que tenemos enfrente   










     2. Tanto el psicópata como el neurótico se consideran una patología de la responsabilidad. En uno por defecto (psicopatía), en el otro por exceso (néurosis) y por deformación, en ambos casos hay un déficit en la responsabilidad. Bien sabemos que los extremos siempre son malos, inclinarse a uno u otro trae consecuencias fatales, tanto para unos mismo (neurosis) como para la sociedad (psicopatía) 























3. Contraste entre el goce y el deseo. Mientras que en el neurótico es atendido el deseo dejando de lado la satisfacción pulsional (continua postergación) mediante la represión (mecanismo de defensa que consiste en acumular tenciones un aprisionamiento de recuerdos, ideas, cuya exteriorización a través de la conciencia está impedida por las barreras psíquicas de la censura) ; en “el psicópata por el contrario prevalece el goce y el deseo es la voluntad, la satisfacción pulsional se genera a través de vías más directas y decisivas (impulsividad)” (J. Lacan. “El deseo y su Interpretacion”. Paidos. 2014). Ello no quiere decir que la satisfacción pulsional no se dé en la néurosis, sino que se produce por vías indirectas es decir satisfaciendo el síntoma (obsesiones-compulsiones)  se vuelve más acentuada y desata sufrimiento.  Un psicópata siempre gozara sus actos (satisfacción), un neurótico saciara o mejor dicho apaciguara sus deseos (demandas) pero postergara el efecto placentero








     4. Se destaca también un contraste sobre el eje de la demanda: la modalidad neurótica conduce al sujeto a ubicarse en dependencia de la demanda del Otro. Al neurótico le gusta hacerse demandar y usa sus recursos para que el otro le pida, le ruegue, le sugiera, le ordene..., todas diferentes formas de la demanda con las que espera sobre todo obtener el reconocimiento del Otro. El psicópata, por el contrario, demanda, impone formas sutiles de exigencia, incita al otro a la acción, eh ahí que se habla de una capacidad grandiosa de manipulación y teatralidad (J. Lacan. “La Relación de Objeto”. Paidos. 1995). La demanda generalmente suele ser en mayor medida en ambos casos, conforme el tiempo transcurre, ya que la psicopatología suele tornarse más critica      








     5. También podríamos marcar el contraste en las modalidades del acto y comparar la seguridad, labilidad y rapidez del psicópata, con el predominio del pensamiento, de la duda, de la indecisión, la vacilación neurótica, sobre todo con la duda obsesiva que determina una pobreza en la acción ya que conduce una y otra vez a su postergación o bien a una realización torpe que marca un fuerte contraste con la abundancia, la habilidad y la seguridad del psicópata en sus acciones, este último (psicópata cometerá por default más aciertos que errores). Aunque aparentemente el psicópata figura una firmeza y astucia increíble, en el fondo se trata de una inseguridad encubierta. Por el contrario el neurótico por la marcada inseguridad y duda se convierte en la persona más segura y controladora, en conclusión ambas psicopatologías modulan estos mismos indicadores  










6. La angustia: en “las neurosis encontramos de una manera privilegiada el despliegue de las diversas formas de angustia; en contraste con su casi ausencia o bajo nivel en el psicópata que sólo se angustia en sus momentos de crisis, es decir, en que fracasan sus mecanismos psicopáticos” (Jacques Lacan. "La Angustia”. Editorial Paidos Iberica; 2006). Momentos breves, por lo general, transición hacia la recuperación de su equilibrio psicopático. Sobre todo el neurótico, se angustia ante el deseo del Otro. Lacan llega a definirla como la percepción misma, en el sujeto, del deseo del Otro. Y esto es así porque, ante ese deseo, el neurótico se niega a servir de instrumento del goce del otro, su posición es de rechazo a ponerse al servicio del goce del otro. El psicópata, él, no se angustia pero no le ahorra esa experiencia a su partener. Por el contrario, es muy activo para enfrentar y sumir al otro en la experiencia de la angustia. Actividad del psicópata que apunta a un objetivo bien preciso: el intento de impelir a su pareja a acceder al goce, de llevarla más allá de las barreras de la inhibición y la represión. No al goce buscado y reconocido por el neurótico, sino al goce prohibido de la satisfacción de sus pulsiones reprimidas.






Para integrar una idea, siempre nos dirigimos a buscar diferencias y relación de lo que estamos tratando, como ocurre en este caso, lo que nos lleva a elaborar un sólido conocimiento y convertirnos en especialistas en el tema; lo que resulta placentero…APUESTO A QUE TE ENCUENTRAS ASI, JUSTO EN ESTE MOMENTO


No olvides leer la siguiente publicación, no olvides que una buena lectura te abre mucho más puertas  y posibilidades de éxito!!!


jueves, 9 de julio de 2015

LOS HOSPITALES Y LA TANATOLOGÍA.

La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse.
 Ernesto Sábato 

En años recientes, la tanatología parece haber hecho un ¡BOOM! Ante la sociedad, porque hoy en día es común escuchar de gente que está interesada por tomar algún curso, conocer acerca de la disciplina o bien el interés por dedicarse a ello, desgraciadamente así como llama la atención tiene algunas trabas que parecen importantes, en este caso que los servicios públicos de salud no han reconocido abiertamente los beneficios que esto aporta a la calidad de vida del enfermo terminal, la aceptación de la muerte y el apoyo para la familia. Por lo tanto parece complejo como tal desarrollarse en este campo, ya que al no existir un reconocimiento de parte de las instituciones a veces es complicado como tanatólogo desarrollar esta labor, ¿Por qué? Porque aunque se tenga la capacidad, los conocimientos y los medios, la gente al escuchar poco de ello en los hospitales, cuando alguien llega con esta finalidad de ayudar al paciente moribundo muchas veces causa conflicto para la familia y hasta cierto punto un rechazo porque se siente como si el tanatólogo quisiera que el paciente muriera, mientras la familia esta con la creencia de que todo estará bien y tal vez más adelante se verá esta mejora, pero esto también se debe a que en ocasiones, el equipo médico y de enfermeras alientan esta posibilidad de que todo estará mejor, desalentando la labor que realiza el tanatólogo lo que deriva en tal rechazo. Muchas veces no necesariamente es que la gente no necesite el apoyo, es más bien un cierto miedo a lo que se realizara cuando estamos hablando del buen morir y esto se debe a que desgraciadamente en los hospitales no orientan o informan a la gente acerca de la labor de la tanatología.

En mi opinión, es importante que esto tarde o temprano sea reconocido por los servicios públicos de salud, ya que esto ayudaría a un sinfín de personas que no tienen recursos para solicitar los servicios de un tanatólogo, para que tengan la posibilidad de ser ayudados por el mismo,  seria de igual forma de vital importancia que cada día se informe más a la población en general y a todos aquellos que asisten a los hospitales, esto para que se familiaricen con el concepto y con lo que realiza un tanatólogo, así cuando ellos requieran de este apoyo sean capaces de solicitar la ayuda, sin temor a que sea algo desconocido o que pueda perjudicar al paciente enfermo o a la familia. En general se podría decir que las instituciones son responsables en todo momento de lo que la gente conoce o desconoce en cuanto a la salud, desafortunadamente parece que existe un cierto temor por parte de las mismas, sobre informar a le gente porque tal vez piensen que al estar más y mejor informados,  las exigencias por parte de los pacientes serán cada vez mayores, en el caso de la tanatología deben verlo más que una exigencia como una forma de ayuda para todo aquel paciente que su calidad de vida se ha ido deteriorando como efecto de una enfermedad terminal, considerando que al final del día esto también aqueja a la familia y llega un momento en cual se sienten perdidos, es ahí donde un tanatólogo sería responsable de orientar, ayudar, apoyar a que esta situación dolorosa se convierta más bien en una oportunidad para mejorar y sanar las relaciones familiares lo que derivara en un  mejor cuidado, un mejor ánimo y una mejor aceptación de la muerte.

Los hospitales, deberían ver a la tanatología como un apoyo, el cual terminara beneficiándolos  ¿Por qué? Porque al reconocer la tanatología y sus beneficios, esto abriría una brecha importante para que los familiares se sientan con la confianza de acudir con un  tanatólogo para solicitar su apoyo cuando observen que el paciente ha deteriorado su calidad de vida, a pesar de los cuidados que se le han brindado, además de cambiar la perspectiva de la muerte, de lo negativo a lo positivo generando que la misma familia reconozca sin miedo cuando el paciente se encuentra listo para morir, porque muchas veces no son los médicos, sino es la familia la que se aferra tanto que exige de más lo que termina generando que en ocasiones existan diferencias con el personal médico y de enfermeras lo que lejos de ayudar termina perjudicando al paciente, en el sentido de que muchas veces no solo tiene que lidiar con su enfermedad sino también termina siendo un mediador entre familia y personal hospitalario. La tanatología aligeraría un poco la carga para paciente, familia y personal hospitalario, en cuanto se refiere a prolongar la vida sabiendo que aunque esto se realice no existe como tal calidad de vida para el paciente, lo que terminara prolongando una agonía en la cual no solo sufre el paciente sino su familia también, la tanatología ayudara a aceptar cuando esto ya no es posible porque en realidad se está haciendo sufrir de más a la persona enferma.  No debemos olvidar que la tanatología en realidad presenta un abanico de beneficios y oportunidades para pacientes y enfermos, porque brinda la posibilidad de una muerte apropiada, adecuada, digna, no siendo esto su finalidad única, lo es también el curar en vida, el dolor de la muerte y de la desesperanza. Mientras que a los familiares los ayuda  a que vivan plenamente y se preparen a la muerte del ser querido, y a quienes sufren, a que elaboren su duelo en el menor tiempo posible y con el menor dolor posible.

Los tanatólogos no somos monstruos que queremos ver morir gente, al contrario somos personas que nos apasiona tanto la vida que queremos hacer todo lo posible para que la gente con enfermedades terminales viva esos últimos momentos en plenitud con el apoyo de su familia y el nuestro, lo cual forjara que exista un buen morir, porque se genera una aceptación de la muerte, lo cual ayuda al paciente a reconocer cuál es su momento de morir y que al llegar esto no se sienta temor alguno


Se recomienda leer: La rueda de la vida. Elisabeth Kübler Ross. Editorial Zeta Bolsillo

domingo, 5 de julio de 2015

Psicópatas primarios: los denominados asesinos en serie, su clasificación y utilidad. "Una profesión por elección"

"Cada uno de nosotros tiene a todos como mortales menos a si mismo"

Sigmunf Freud 
 
 Alguna vez te preguntaste si ¿psicópata  es lo mismo que cazador humano?. Déjame hablarte en esta ocasión de este tipo de Personalidad depredadora, una psicopatía primaria 

   Liberman (1972) refiere a la psicopatía primaria como: “Aquellos pacientes con personalidad de acción, un sujeto con estilo épico” (p. 23). Esto supone que corresponden a modelos únicos de mentes macabras y criminales, siendo que su raza adopta un patrón de personalidad entendible solamente entre ellos

  Cuando hablamos de asesinos en serie, inevitablemente se cita al crimen, por ello es fundamental conocer las cuatro fases que lo integran antes de inmiscuirnos en  la clasificación de homicida múltiple. La utilidad de conocerlas es contar con un marco referencial que nos permite aterrizar a un punto específico

1. Antecedentes del delincuente: alude a la vida pasada del individuo, expertos en la elaboración de perfiles criminales como Ressler y Shachtman dictan que: “El delincuente desorganizado (una de las tipologías de los asesinos en serie), se cría en un hogar con un padre con un empleo inestable, donde reina la dura disciplina y en el que la familia está sometida a serias presiones, como la del alcohol, la enfermedad mental etc. En cambio en la infancia del asesino organizado se caracteriza por un hogar en el que el padre tiene un empleo continuo y estable, pero donde la disciplina es inconsistente, puede ser rígida o permisiva”. Lo que supone que prevalece una mala infancia en el delincuente desorganizado más que en el organizado, pero ello no quiere decir que estos rasgos sean aplicables a la totalidad de los asesinos seriales. Jeffrey Dahmer, por ejemplo, tuvo una infancia feliz cobijado por sus padre, Lionel Dahmer y Joyce Flint 


A comparación de Ed Kemper, también homicida múltiple, quien con la separación de sus padres significo un duro golpe para el joven quien gozaba de buena identificación con su padre mas no con la madre, siendo esta la quien infringía un constante abuso emocional 

2. El crimen mismo: se incluye la selección de la víctima y los actos criminales  que pueden ir más allá del asesinato, como son el secuestro, la tortura y la violación 


3. El modo en que el asesino se deshace del cuerpo: mientras que algunos asesinos les preocupa poco que se encuentre a su víctima, otros hacen grandes esfuerzos por evitar su descubrimiento




4. Comportamiento posterior al crimen: algunos delincuentes intentan implicarse en la investigación del asesinato o seguir en contacto con el crimen de algún otro modo con el fin de seguir con la fantasía que lo inicio-, mientras que otros no toman en cuenta este dato. Para esto es importante estar alerta y puntuar como sospechoso a todo aquel que se encuentre dentro del proceso de investigación 


Una serie estadounidense de corte científico-realista que lleva por nombre "mentes criminales", expone distintos casos de sujetos homicidas, donde no solo se consigue atrapar al victimario, sino que muestra la curva de resolución del crimen (perfil criminal, antecedentes, victimas, etc). Tomate un tiempo libre para revisarla, te aseguro aprenderás sobre criminologia, psicología y ciencias a fines, y te darás cuenta de que en cada episodio aun siendo distinto te involucras en la resolución del caso, puedes acceder desde You Tube o directamente en canales de televisión como los son Fox o azteca 7, y comienza tu instrucción     

   Para adentrarnos un poco más definimos el termino asesino en serie: refiere a aquellas personas que matan por lo menos en tres ocasiones con un intervalo de tiempo entre cada asesinato, y donde la mayoría de esta población son sujetos psicópatas sin remordimiento o culpa quienes encuentran placer en los actos de violar y matar. Un termino acuñado a finales de la década de los 70 `s, por el entonces agente del FBI experto en criminología Robert Ressler (Ressler, citado en Mendoza Luna, 2010, p. 17): “analogía con las series de televisión donde de manera dramática se deja al espectador en suspenso y a espera del desarrollo del siguiente episodio”. Así son los depredadores humanos median un tiempo de respiro o enfriamiento entre un asesinato y otro

   Vicente Garrido (Garrido, citado en Mendoza Luna, 2010, p. 20), criminólogo, y psicólogo  insiste en que: “no todos los psicópatas son asesinos en serie, y viceversa; pueden ser estafadores, ladrones de cuello blanco e incluso personas exitosas que usan su poder para manipular y sacar provecho de otros”. En conclusión todo esto nos señala que a un psicópata lo podemos encontrar en los espacios menos esperados, son sujetos que se manejan para obtener beneficios no propiamente monetarios o materiales, sino simplemente por placer.Segun la OMS (2007),2 de cada 100 de la población mundial son Psicópatas; y un pequeño porcentaje se encuentra en prisiones la mayoría de estos asesinos u homicidas múltiples 


  
 Algunos asesinos encuentran a través del homicidio, la violación y otros actos de extrema violencia (mutilación, canibalismo, actos de necrofilia) la forma de expresar su falta de empatía y de sentirse gratificados emocional y físicamente. Un ejemplo claro es el que sucedió en el momento en el que la policía al entrar a apartamento Jeffrey Dahmer lo primero que encontró fue su colección de fotografías de cuerpos abiertos, en la nevera cabezas humanas y en un armario miembros humanos en estado de descomposición y algunos otros órganos conservados en jarrones de formol. Issei Sagawa un caníbal en potencia, Ted Bundy un psicopata sexual, entre muchos otros que tomaría otras publicaciones para describirlos en su totalidad, no obstante te dejo el siguiente Blog en el que podrás visualizar un documental de los homicidas en serie mas emblemáticos de la historia del crimen: http://asesinandomentess.blogspot.mx



   Además de todos esto, son poseedores de un coeficiente intelectual superior a la media (105 en adelante), planifican sus crímenes muy metódicamente por lo cual pueden tardar años en realizar un asesinato, a veces son llevados a realizar sus asesinatos por despechos o trastornos e involucran a otras personas en su planificación para encubrirse, por lo común secuestran a las víctimas, después de ganar su confianza matándolas en un lugar y deshaciéndose de ellas en otro. A veces este tipo de persona busca entre su pasado a personas que formaron parte de su vida, y que la marcaron de alguna manera, actúan engañando de muchas. Tal es el caso del gigante Ed Kemper, quien ademas de poseer una inteligencia sobresaliente (C.I 145) el motor que lo conducía a matar consistía en desafiar la autoridad de la madre, el patrón de sus victimas eran jovencitas que en su momento su madre la había prohibido frecuentar, eh ahí la desobediencia inconsciente, cumple su fantasía absoluta cundo decapita a la madre mientras la insulta 


Estos datos descriptivos como estadísticos nos permiten visualizar a cuanta población de este tipo de personalidad estamos expuestos, como también nos facilita identificar de acuerdo a los patrones de conducta en que espacios se encuentran distribuidos y a en que tipologia encajan 
   
   Robert Ressler (2005) propuso: “dos categorías clave para determinar el comportamiento de los asesinos en serie, en cuanto a su manera de actuar sobre sus víctimas incluso durante su vida cotidiana: desorganizados y organizados y una tercera clasificación más contemporánea: los asesinos seriales mixtos (combinación de actos organizados y desorganizados)” (p. 172). Esto supone que el psicópata puede o no ser un asesino en serie, lo que bien estipulado esta es, que el psicópata solo cae en el tipo de asesino múltiple organizado o mixto, pero nunca en una clasificación de depredador desorganizado  

a)Los primeros: desorganizados carecen de un modus operandi (secuencia del asesinato) claro, actúan de manera poco premeditada y nada sistemática; no utilizan tácticas predatorias elaboradas, asaltan a sus víctimas de manera casual sin reparar en no dejar huellas o pistas que puedan conducir a su captura. Muchos de estos casos coinciden con enfermedades mentales graves, situación por la cual el trastorno mental del asesino se transmite en sus formas de actuar. En apariencia física este tipo de delincuente generalmente esta descuidado y en malas condiciones, lo mismo que su domicilio; son sujetos menos inteligentes que el promedio. Analizando estos datos en conjunto podemos ubicar al asesino desorganizado, desde un punto de vista clínico, como un sujeto psicótico (Enfermedad mental grave que se caracteriza por una alteración global de la personalidad acompañada de un trastorno grave del sentido de la realidad) y no psicópata. Ed Gein corresponde a esta tipologia, fue diagnosticado como un maníaco-depresivo, con fugas de realidad exacerbadas, uno de los datos mas impactantes es que con los cadáveres que conservaba de sus victimas fabricaba ropa, mobiliario y utensilios de uso personal 


b) Los organizados, por el contrario, resultan más peligrosos. Su control, mental les permite planificar sus crímenes; suelen elaborar metódicamente un plan de acción. Canalizan sus impulsos a través de elaboradas estrategias de caza, de tal manera que aguardan el momento perfecto para atacar. Albert Fish, por ejemplo, al leer en un periódico que se necesitaba a alguien que cuidara a una niña, fue la manera en la que emprendió sus asesinatos. Son sujetos que resultan difíciles de atrapar, es común que se burlen de las autoridades evitando correspondencia o dejando falsas huellas, incluso cambian de modus operandi para despistar a los expertos (Jack el destripador nunca fue atrapado y era de los que dejaba cartas a la policía exponiendo sus actos, de ahi que muchos lo consideren leyenda).


   Son sujetos que seleccionan de manera lógica a sus víctimas (color de piel, complexión física-facial, color de pelo, entre otras variables que tienen que ver con alguna figura primaria importante del pasado infantil) que por lo general son personas desconocidas. El delincuente organizado a menudo “conserva objetos personales de sus víctimas, como trofeos que le recuerdan sus fechorías o para que la policía no pueda identificar a la víctima” (Ressler, 2005, p.178). Concluimos que cuando hay adaptabilidad y movilidad en un crimen se trata de un asesino organizado. Jack el destripador uno de los asesinos en serie mas conocidos de la historia (80`s), astuto, frio y obsesionado por el asesinato involucraba a mujeres prostitutas de barrios pobres y su modo de operar consistia en la estrangulación, degollamientomutilación abdominal  




  Un homicida múltiple de esta categoría difícilmente seria identificado, por mantener una vida normal y corriente como el resto de la sociedad; un aspecto significativo de los asesinos organizados es la perfecta sincronización de su vida normal con su vida criminal” (Ressler, 2005, p. 176), es decir, puede tener una familia, un trabajo, e inclusive ser exitoso y líder en su ambiente laboral, evidenciándose de ese modo su capacidad de manejo y control situacional, pero esto no quiere decir que no envuelva las características y comportamientos típicos de un cuadro psicopático y no necesariamente tiene que ser un cazador humano. En relación a esto el Dr. Hare refiere: “si no hubiese estudiado a psicópatas en prisiones, lo hubiera hecho en la bolsa de valores"; con esto concluimos que independientemente del ambiente en el que se encuentre un psicópata (prision o en libertad), siempre sobresale por su gran potencial de manipulación sin considerar el daño a terceros que sus actos puedan generar, para el lo que importara siempre es esa sensación de gratificación emocional y física gracias a su carente empatia  

Es relativamente sencillo discriminar entre una clasificación de otras, ya que como en nuestra cotidianidad también solemos conocer a personas escrupulosas y organizadas y algunas otras descuidadas y distraídas. Ocurre lo mismo en esta labor, solo que apuntar a una categoría o a otra depende de revisar antecedentes, patrones y comportamientos objetivamente en menor tiempo a diferencia de que con sujetos normales ya llevamos tiempo de conocerlos y sabemos a quién tenemos frente a nosotros 
  
   Hemos dado fin a esta encantadora sección, espero que en estos momentos te encuentres satisfecho de conocimiento, a todo esto lo rescatable radica en mover tus intereses y preferencias hacia ramas que hoy en día aunque son muy sonadas debido a la alta tasa de crimen, se encuentran a la deriva de lo que es realmente el trabajo de un verdadero Criminologo, psicólogo perito, psiquiatra incluso medico y muchas veces se debe a la falta herramientas pero sobre todo al la falta de amor a esta labor
No olvides visitar la pagina y publicación posterior, encaminados nosotros es posible instruir a aquellos que apenas están por comenzar a explorar la maravilla de la Psicopatologia Criminal      

martes, 30 de junio de 2015

¡Curiosidades Científicas que no sabías sobre la Psicopatía y su conexión psicológica! ¿cómo descubro que trato con una Psicópata?

“Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”

Jorge Luis Borges


   En esta ocasión nos adentraremos a la anatomía cerebral de un psicópata, cuáles son sus principales focos de diferenciación comparados con el individuo normal


De acuerdo con un estudio australiano publicado recientemente en la revista Chemosensory Perception, las personas con tendencias psicópatas, además de ser manipuladoras y adictas a las emociones fuertes, tienen un sentido del olfato atrofiado (revista australiana “Chemosensory Perception”, 2014), algo que se atribuye a un funcionamiento defectuoso de la zona frontal del cerebro. En esta misma región de nuestra sesera residen las neuronas encargadas del control de los impulsos, la planificación y la capacidad de adaptar el comportamiento a las normas sociales. Es por ello que este tipo de sujetos no poseen esa la capacidad de establecer metas a plazos ni tampoco son los que se caractericen por aprender de la experiencia, ya que para estos lo que hacen o dejan de hacer de ninguna manera lo verán como algo erróneo o equivoco, de lo contrario dañarían su narcisismo lo que es imposible 


   Se ha descubierto que las fibras nerviosas que conectan la amígdala -relacionada con el miedo- y la corteza orbitofrontal -implicada en la toma de decisiones- están ligeramente desestructuradas en los psicópatas, y que esta anomalía es más grave cuanto mayor es el desequilibrio mental. De ahí que cuando leemos a un psicópata uno de los principales indicadores que confirmamos es la ausencia de miedo o temor, que radica en los altos niveles de egocentrismo y autoestima fantástica, lo que lo lleva a desarrollar comportamientos extremos sin culpa o remordimiento alguno, que personas “normales” no hacen por las emociones de duelo que se desatan (incluyendo culpa) y si llegasen a actuar de esta manera suelen delatarse por los sentimientos que de la acción se desprenden, en cambio el psicópata es hábil al no establecer diferencia entre una acción y otra, es decir, para el es lo mismo tallar una silla y torturar a una persona; por lo que actuara con toda naturalidad sin que se descubra inmediatamente su comportamiento ilícito; incluso puede ayudar a la resolución del caso con tal de desviar la atenciona otros agentes que lo deslinden de cualquier responsabilidad



   El cerebro de los psicópatas está configurado de tal modo que buscan recompensas a cualquier coste, sin medir los riesgos, tal y como revelaba un estudio de la Universidad de Vanderbilt publicado en la revista Nature Neuroscience. Esto se debe a que hay un desequilibrio en el circuito de la dopamina, el neurotransmisor vinculado al placer, en una zona conocida como núcleo accumbens. De hecho, cuando un psicópata consume anfetaminas su cerebro libera cuatro veces más cantidad de dopamina que un cerebro sano, de ahí . De modo que al liberar mayor cantidad de dopamina mayor es la tendencia a buscar estimulos que conduzcan al placer o gratificación, de ahí que en su lenguaje encontremos acentuadas las necesidades fisiológicas


   Científicos de la Universidad de Cornell (EE UU) demostraron recientemente que existe cierto patrón en las palabras que usan los psicópatas durante una conversación. Concretamente, al hablar estos sujetos emplean el doble de términos relacionados con la alimentación, el sexo y el dinero que una persona normal. Y en su discurso apenas incluyen palabras que hagan referencia a la familia, la religión u otras "necesidades sociales". También suelen emplear más el tiempo pasado y hacen más pausas con sonidos como "um" que el resto de la población. Para el psicópata la parte social es simplemente la victima de sus conductas, su satisfacción propia e inmediata importan más que un sentido de pertenencia o contacto con un tercero (transgresión de normas sociales). Además de que muestran por medio de giros de lenguaje y conjunciones gramaticales basadas en expresiones características de justif icación: “por qué”, “para”, “desde”, “con el fin de”, que expresaban una estructura de acciones que tenían una consecuencia directa o una razón de ser. En síntesis, su discurso subconsciente demostraba un fin determinado, una coherencia en sus crímenes que se traslucía en su modo de narrarlos




   En cuanto a sus móviles de sus acciones criminales  los psicópatas se expresan con una fluidez relativamente aceptable, el tiempo invertido en formar su historia fue mucho más largo que el del resto de los prisioneros. También se vio la necesidad de hilar minuciosamente el relato, carente de la espontaneidad del resto. Del mismo modo, los psicópatas hacen hincapié en las necesidades subjetivas que los llevaron a cometer los crímenes como, por ejemplo, hambre, carencia de dinero, apetito sexual, entre otras; características contrapuestas a los otros convictos normales (no psicópatas) que expresaron siempre justificación de tipo social, familiar o político.




   La ciencia concluye con este experimento constitución anatómica cerebral hilada a la manera en que nos expresamos podría dar indicios para determinar un rasgo psicopático. ¿Cuál es tu opinión?, invito a que la compartas después te haber dado lectura al artículo, créeme vale mucho la pena compartir tus ideas y conocer las de otros porque podemos encontrar acuerdos y en otras ocasiones discrepancias per finalmente tomamos de todo esto un poco y armamos nuestro propio conocimiento y creencia



No dejes de visitar nuestra página, ya que este espacio también es tuyo, porque por lectores insustituibles como tu es posible la divulgación del conocimiento a través de tu participación. No olvides seguir la próxima publicación y compartir tus ideas




Botones compartir "Share this"

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Ayuda Psicológica en Twitter... síguenos!!